Perdidos sin el navegador

Antes de los teléfonos inteligentes, seguíamos una ruta en un mapa. Si usamos continuamente el navegador, no actualizamos nuestras innatas habilidades de orientación. Así lo descubrió esta familia perdida en la nieve.


Nuestras redes sociales